Lunes , noviembre 18 2019
Home / Nacional / Después de las protestas, la normalidad vuelve a Quito y todos ayudan a limpiar la ciudad

Después de las protestas, la normalidad vuelve a Quito y todos ayudan a limpiar la ciudad

indigenas-celebran-la-anulacion-del___yntnc6Z9_720x0__1

Periódico SUPREMO. – Los últimos grupos de indígenas nucleados en la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) festejaron como un triunfo la derogación del decreto 883, que desató las protestas; y se retiraron este lunes la ciudad de Quito. Antes colaboraron, junto a miles de vecinos, en el multitudinario operativo de limpieza que durante las primeras horas de este lunes se trazó con el objetivo de poner de pie a la ciudad, luego de doce días de un conflicto que dejó un escenario de devastación.

En un esfuerzo conmovedor, los quiteños se unieron para realizar una “permanente minga”, como le dicen a la realización de una tarea desinteresada por parte de los vecinos con un fin solidario. El Casco Histórico y los alrededores de la Asamblea Nacional y de la Casa de la Cultura fueron algunos de los puntos más afectados por los incidentes. La Avenida 12 de octubre requirió los trabajos más intensos ya que, al conectar el campamento indígena con el Parlamento, fue el sendero de mayor conflictividad.

Pese a la ayuda de los vecinos en las tareas de limpieza, y que en las calles se advierte el tránsito de vehículos acorde a un día laborable, en Quito estiman que se va a requerir al menos lo que resta de la semana para recuperar completamente todas las áreas afectadas, donde quedaron montañas de basura, escombros, ramas, árboles enteros quemados, neumáticos, chatarra y chapas arrancadas de carteles de señalización.

La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, que se encarga del mantenimiento del espacio público de Quito, estimó que los daños superan el millón de dólares. Pero hay pérdidas que son irreparables y dejarán su huella en una ciudad que se destaca por el estupendo estado de conservación de sus edificios más antiguos, que datan de cuatro siglos, lo que le valió que su Casco Histórico fuera declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.Por ese motivo, un grupo de vecinos de El Dorado, en Itchimbía, donde se ubica la Asamblea Nacional, se encargó de juntar uno a uno los adoquines que habían sido arrancados por los más violentos manifestantes en la calle Solano, una de las históricas de esa zona: “Tienen 300 de antigüedad, son patrimonio histórico de la ciudad”, lamentaba una mujer ante Clarín, mientras se encargaba de apilarlos, en el final de una cadena humana que improvisaba un pasamanos para compartir el esfuerzo.

Pasadas las 11, oficiales de policía y centenares de cadetes de la escuela de formación salieron desde un búnker improvisado frente a la Asamblea, provistos con escobas, guantes y barbijos para reforzar a los empleados municipales que habían trabajado desde temprano en la remoción de los escombros más pesados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *