Jueves , septiembre 19 2019
Home / Deportes / Ana Guevara, en el carril de la corrupción

Ana Guevara, en el carril de la corrupción

Ana Gabriela Guevara, titular del Instituto del Deporte del Distrito Federal, compareció este mediodia ante los integrantes de la Comisión del Deporte de la ALDF, a quienes aseguro que asistirá a Beijíng, donde participara como comentarista de la cadena de televisión deportiva ESPN y los 20 míl dólares que recibira como pago los donará para mejorar el deporte en la capital del País.

Periódico SUPREMO. – Desde que Ana Guevara asumió la Dirección General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) tres empresas –en complicidad con las federaciones deportivas– son utilizadas para triangular los recursos públicos del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar) y financiar con sobreprecios los viajes a campamentos y competencias.

El modus operandi comienza con las federaciones deportivas que solicitan el dinero a la Conade con apenas unos días de anticipación antes de un evento deportivo, lo cual elude la revisión del presupuesto solicitado, fuerza a que estas empresas financien los viajes y que cantidades millonarias tengan que ser reembolsadas.

Las tres empresas que ofrecen servicios de boletos de avión, hospedaje, transportación terrestre, hidratación para los atletas y hasta las inscripciones de éstos en las competencias son: Édgar García Morales y Asociados, S. de R.L. (GC RENTAL CAR), una arrendadora de vehículos; Proyectos Científicos y Tecnológicos del Sur, S. de R.L., compañía que ofrece servicios de industrias energéticas e ingeniería civil, agrícola, mecánica, eléctrica, electrónica, física, industrial, empresarial, ambiental, química, petrolera, robótica, en sistemas y automotriz, ambas con sede en Ciudad del Carmen, Campeche; y Volare Travel Shop, S.A. de C.V., una agencia de viajes.

Este grupo de especialistas fue desaparecido por Guevara bajo el argumento de que “son el tronco que impide el diálogo entre los atletas y la federación, por eso los eliminamos”. Así lo dijo en la conferencia de prensa que dio el 21 de mayo último en las instalaciones de la Conade.

Pese a que históricamente los atletas (incluida Guevara cuando competía) se han quejado del desaseo y de los abusos con los cuales se conducen los presidentes de las federaciones deportivas, la titular de la Conade les cerró las puertas de esta dependencia federal a los deportistas, les pidió que no acudieran con ella y que todos sus problemas los traten con los federativos.

La razón del fideicomiso Fodepar, creado en 1998, es contar con dinero para apoyar a los atletas mexicanos de élite, también a sus entrenadores y a los integrantes de los equipos multidisciplinarios (médicos, fisiatras, nutriólogos y sicólogos, entre otros), pero en realidad se ha convertido en la caja chica de la Conade para sacar recursos a discreción y –en la administración de Guevara– mediante tres empresas, inflando el costo de los eventos deportivos.

El equipo de trabajo de Ana Guevara encontró un camino para eludir las reglas de operación. Sin los metodólogos –primero relegados y ahora despedidos–, tres funcionarios se ponen de acuerdo con los presidentes de las federaciones para que éstos ingresen la solicitud del dinero apenas con dos o tres días de anticipación, de tal manera que las empresas mencionadas financiarán los viajes y, luego, la federación solicitará un reembolso de una cantidad que nadie supervisó. Como ya existe la deuda, el Fodepar no tiene más remedio que pagarla.

Se trata del subdirector de Calidad para el Deporte, Israel Benítez; el director de Alto Rendimiento, Arturo Contreras, y el director de Apoyos a Federaciones y Atletas de Alto Rendimiento, Faustino Jesús Díaz Muñoz, quienes tratan de manera directa con los directores técnicos de las federaciones o con los presidentes y han festejado públicamente que Guevara desapareció y desprestigió el área de metodología.

Un ejemplo muy claro de la manera cómo se triangulan los recursos y se inflan los precios es la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD), que preside Raymundo González. El 23 de abril último presentó su programa de actividades 2019: 55 eventos que costarán 67.6 millones de pesos. Entre 2017 y 2018 su presupuesto no rebasó los 27 millones de pesos anuales.

Además de esos 67.6 millones de pesos, González solicitó bajo el Capítulo 4000 de la Conade otros 4.1 millones de pesos para pagar la nómina de tres entrenadores (35 mil pesos), seis auxiliares (25 mil) y de su director técnico, Jorge Reynoso (percibe 60 mil pesos, pese a que sólo tiene el bachillerato terminado); otros 5 millones para comprar petos electrónicos y equipamiento deportivo, y 1 millón más para uniformes.

Julio Álvarez, entrenador de la multimedallista olímpica y mundial María Espinoza, solicitó recursos para una gira por Europa del 1 de abril al 20 de mayo, en virtud de que la FMTKD no hizo el trámite ante la Conade. La metodóloga Victoria Dávalos gestionó 1.2 millones de pesos para que la atleta y cinco personas viajaran. El 29 de marzo, cuando la deportista estaba a punto de partir, la federación metió la solicitud: pidió 2 millones de pesos para cinco personas pues no consideró a la psicóloga Marcela Martínez.

En este caso, la irregularidad consiste en que Julio Álvarez recibió depósitos en efectivo por 100 y 200 mil pesos de parte de la empresa Proyectos Científicos y Tecnológicos, S. de R.L., cuya acta constitutiva indica que los dueños son Estefanía Ramírez González y Adrián Méndez Reyes.

 

 

Investigado por: Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *