Martes , noviembre 20 2018
Home / Nacional / Columna: El NAIM de Texcoco y el síndrome Kevin Costner por Carlos Puig

Columna: El NAIM de Texcoco y el síndrome Kevin Costner por Carlos Puig

bd84de41-2079-40ee-8522-a0eb215bff43

Periódico SUPREMO.– Las proyecciones de la viabilidad financiera de los grandes proyectos descansan en las predicciones de demanda.

Como escribí ayer, todos los megaproyectos comparten dos características: sobrecosto y subaforo.

En Texcoco, apenas con la tercera parte de avance ya hay un sobrecosto importante y solo en la inversión. Por las características del terreno, podemos esperar sobrecostos en mantenimiento y después agregar las obras complementarias; por ejemplo, los accesos. ¿Metro, Metrobús, tren, carreteras?

Estos costos se deben pagar con el aforo y en esos proyectos siempre se sobreestima. ¿Por qué? Según los expertos hay varios factores, entre ellos: la metodología aplicada, el comportamiento discontinuo y factores complementarios, los cambios inesperados y factores exógenos, situaciones políticas inesperadas o falta de políticas complementarias, el sesgo de sus promotores.

En 2008, el AICM tuvo 26 millones de pasajeros después de unos años de crecimiento de 4 por ciento. Llegó la inesperada crisis de 2008. En 2009 y 2010 apenas superó los 24 millones. Hasta 2011 regresó a los 26 millones.

En 2008, el aeropuerto de Toluca rozó los 4 millones de pasajeros. La misma crisis mundial, la quiebra de Mexicana y la decisión del gobierno de permitir a las aerolíneas mudar al AICM la mayoría de sus vuelos hizo que para 2012 tuviera 987 mil. Y el AICM llegara a 29 millones. La suma de pasajeros entre ambos aeropuertos es la misma en 2008 que en 2012. Cuatro años sin crecimiento por factores que no tienen nada que ver con el tamaño de un edificio o el numero de pistas. ¿Quién podría haberlo anticipado en 2005?

Hoy se estima que para 2021 llegarán 55 millones de pasajeros —y ese estimado es fundamental para cubrir el costo—. ¿Por qué? ¿De dónde? ¿Y si no llegan?

La viabilidad financiera del proyecto —aquello de “se paga solo”— está basada en proyecciones a la Kevin Costner: “Constrúyelo y vendrán”.

Pues esperemos que sí. ¿Y si algo pasa, como ha sucedido con decenas de estos proyectos en el mundo y no vienen? Y si las aerolíneas deciden otra cosa, si la economía, si el empleo, si el dólar, si otras tendencias en el turismo, si nuevas tecnologías en la aviación…

Podemos terminar Texcoco, es un privilegio tener esas hectáreas tan cerca de la ciudad, pero no hagamos cuentas alegres, casi con certeza nos terminará costando muchísimo dinero. Y es que Field of Dreams solo era una peli…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *