Sábado , mayo 26 2018
Home / Nacional / Alemania enjuicia a directivos de H&K por vender armas ilegales a México

Alemania enjuicia a directivos de H&K por vender armas ilegales a México

015-El-G-36-posee-un-alcance-de-4-mil-metros-pero-su-distancia-eficaz-es-de-500-metros

Periódico SUPREMO.- El pasado martes, en Stuttgart, Alemania empezó un juicio contra los más altos directivos del fabricante de armas alemán Heckler & Koch (H&K) por la venta ilegal de fusiles de asalto tipo G-36 a México entre el 2006 y 2009.

A través de un documental de la cadena pública alemana ARD, se dio a conocer que las armas fueron utilizadas en regiones de México a las que el alemán tenía prohibido exportar.

A partir del 2015, periodistas alemanes y mexicanos comprobaron que las armas de H&K se usaron para el ataque armado contra estudiantes mexicanos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero; que dejó 6 muertos, decenas de heridos y 43 estudiantes desaparecidos.

Además, se reveló que autoridades de H&K ayudaron a capacitar a agentes de la policía en zonas prohibidas de México y que el gobierno mexicano ignoró o ni se enteró sobre tales acciones.

La Fiscalía mencionó que empleados efectuaron entregas ilegales en el periodo de 2006 y 2009 a estados que Berlín prohibió exportar, debido a la situación de derechos humanos.

El demandante de la empresa, Jürgen Grässlin, activista antimarmentista, recibió la filtración de la venta ilegal de un trabajador de H&K que viajó varias veces a México para entrenar a miembros de las fuerzas de seguridad en el uso de fusiles, pero terminó renunciando por razones de conciencia, además delato que H&K ha inundado el mundo con pequeñas armas desde que la empresa se fundó. Sin embargo, debido a la popularidad de este rifle, H&K decidió vender permisos a los países entre los cuales estaba México.

El fusil G-3 se fabricó por primera vez en 1959 para los soldados de la Bundeswehr, que son las fuerzas armadas federales alemanas, y se convirtió, junto con el Kalashnikov AK-47, en uno de los rifles de asalto más usados en el mundo. Con un buen mantenimiento, un fusil G-3 puede funcionar por décadas, por lo que ha llegado a manos de prácticamente todas las organizaciones terroristas y milicias extremistas en los cinco continentes.

El activista reveló también que el negocio de la venta de armas comenzó un año antes de la llegada de Felipe Calderón, y que en el lapso entre 2006 y 2009 por lo menos seis generales de la Sedena sabían del proceso de selección y compra de metralletas de asalto tipo G36V, G36KV, G36C por un valor de más de 13 millones de euros. Una cifra estimada es de 4,767 rifles que terminaron en los estados de Jalisco, Guerrero, Chiapas y Chihuahua, que fueron vendidos a la Secretaria de la Defensa Nacional.

Así que Alemania tiene claro a dónde van los artículos que produce su industria, mientras que en México, los funcionaros no aceptan la responsabilidad en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *