Martes , abril 23 2019
Home / Destacados / Asaltos en transporte público, delito creciente que padecen usuarios en el oriente

Asaltos en transporte público, delito creciente que padecen usuarios en el oriente

 

texcoco

Periódico SUPREMO.- En el Estado de México, el robo en el transporte público se proyecta exponencialmente día con día. Aunque la Secretaría de Movilidad reporta que existen 50 rutas de transporte público que interconectan a la entidad con la Ciudad de México en localidades como Naucalpan, Tlalnepantla y Nezahualcóyotl clasificadas como de alto riesgo, usuarios en el oriente mexiquense revelan que en la zona hay otras rutas donde se vive la inseguridad “a todo lo que da”.

Tal es el caso del transporte que circula en municipios como Atenco, en específico el tramo que conduce sobre carretera la Lechería rumbo al municipio de Ecatepec; sin olvidarse de la distancia de este lugar y la comunidad de Nexquipayac, o sobre la carretera Lechería a la altura de San Bernardino y el Tejocote; aunque otros mencionan San Vicente Chicoloapan y Los Reyes La Paz como focos rojos.

En estos casos, ninguna ruta se ha salvado de que a bordo de sus unidades se cometan ilícitos, como robos y asesinatos por enfrentamientos con armas blancas y de fuego.

texcoco2

Estos lugares son el blanco de ataque de delincuentes en la mayoría de los casos por jóvenes de 19 años de edad aproximadamente, a quienes también, de acuerdo con los usuarios se han sumado mujeres.

Mientras los habitantes de la región aseguran que la tendencia de este delito va en aumento; datos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) señalan que en los primeros 53 días de este año se denunciaron ante autoridades ministeriales 875 robos con violencia contra unidades de trasporte público; un aproximado de 495 por mes, sin contar lo que operadores de taxis también fueron víctimas de este delito.

Información oficial revela que durante el 2017 se denunciaron 3 mil 900 casos, lo que equivale a 325 por mes; en entrevista afectados por este delito argumentan:

“muchos de los que vivimos esta experiencia no denunciamos por sencillas razones: pérdida de tiempo, amenazas, malos tratos o simplemente el que no vaya a suceder nada (no haya resultados)”, señaló un habitante del municipio de Chicoloapan que en 4 ocasiones ha sido víctima de asalto.

Lo sorprendente es que la cifra de asaltos es creciente: 325 por mes en 2017 y 495 en lo que va de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *