Miércoles , diciembre 13 2017
Home / Regional / Denuncian en Texcoco a falso chamán que abusa de mujeres

Denuncian en Texcoco a falso chamán que abusa de mujeres

plantas

Periódico SUPREMO.- Una nueva forma de estafa está haciendo ruido en algunas comunidades del municipio de Texcoco, en el Estado de México.

Se  presenta como un programa de Coaching Personal donde se ofrecen talleres, diplomados, programa de ceremonias en lugares alejados que marcan el final y el inicio de un nuevo ciclo de prosperidad, abundancia, unión, armonía y amor, pero en realidad son un burdo engaño a la credibilidad de la gente que los hace y un gran negocio económico para sus organizadores.

Las promesas de mejorar la vida, cambiar aspectos de la personalidad y convertirse en mejores personas son algunos de las resultados mágicos que se anuncian con participar en estos cursos, donde se utilizan fórmulas distorsionadas del coaching y se emplea lo emocional como factor determinante.

“Yo había tomado todos los cursos con Germán, lo veía como un padre, pero él tenía otras intenciones enfocadas al aspecto sexual y económico que no había visto. En una ocasión fue a mi casa y me empezó a hablar de que la confianza era desnudarnos y lo hice”.

Así comenzó el testimonio de Mónica (nombre figurado) durante la denuncia que realizó a periódico SUPREMO en contra del señor Germán Garibay Gallardo, un hombre que –según los vecinos– se hace pasar por un “coach” que asume acompañar a las personas en su proceso de cambio; sin embargo, busca ganarse la confianza de sus víctimas, manipularlas para robarles e incluso, abusar de ellas sexualmente, esto en la comunidad de Las Vegas y San Pedro en el municipio de Texcoco, en el Estado de México.

pske
De acuerdo con testigos consultados por este medio, desde hace varios años, el señor Garibay mantiene un “modus operandi” en la comunidad; en sus inicios con su “supuesta” empresa denominada Psyke que se ubicaba en la calle Fray Pedro de Gante, número 413 Texcoco De Mora, ofrecía programas de coaching, a través de la cual cautivaba a mujeres jóvenes y vulnerables, argumentando que les instruiría o entrenaría con el objetivo de cumplir ciertas metas o desarrollar habilidades específicas de cómo manejar  la abundancia, la prosperidad y el empoderamiento de la mujer; pero después abriría otra empresa donde Mónica fue una víctima más.

“Mi hija”, como lo relata su madre, “es egresada de la Universidad Autónoma Chapingo, al culminar sus estudios ya no quiso regresarse a la Sierra y se quedó a vivir en Texcoco; en compañía de otros conocidos y de la familia pudo instalar su propia empresa de ahorros”, explicó su mamá.

Asimismo relató que ella por invitación de Mónica acudió a los cursos que Germán Garibay implementaba, al igual que sus hermanas e hijo, “aunque había algo en él que no me convencía, traté de confiar en que todo estaría bien y me regresé a mi pueblo al culminar estos cursos”.

Sin embargo, con el paso del tiempo; Germán en su insistencia por convivir con Mónica fue cada vez más notoria, “comenzó a obsequiarme comida, a visitarme con mayor frecuencia”, explicó Mónica; pero según testigos éste utilizó sustancias psicotrópicas que poco a poco le fue dosificando y que, además de ilegales, anulan la voluntad en una persona.

En el momento en el que la empresa de Mónica comenzó a ser próspera, Germán Garibay solicitó un préstamo, “fue una fuerte cantidad de dinero, alrededor de 200 mil pesos”, señaló la víctima, quien narró: con las “supuestas medicinas que me daba me dejaron en mi viaje y en tanto me atendían los doctores, él comenzó a llamar a los clientes y socios de la empresa para que retiraran su dinero, de hecho se atrevió a decirle a mi mamá que yo estaba loca”, explicó.

De acuerdo con otros testigos, la intención de Garibay era quebrar la empresa de Mónica y no quería más que hacerla pasar por loca, aunado a que no quería pagar.

Habitantes de la comunidad señalaron que Garibay también ha llevado a jóvenes a sesiones donde se consume peyote, ayahuasca, hongo de San Juan sin ninguna medida ni control; la madre de uno de estos muchachos compartió con SUPREMO las atenciones psiquiátricas que ha tenido que darle a su hijo luego de que éste asistiera a uno de esto eventos.

De acuerdo con la psicoanalista Susana González, egresada de la Universidad Autónoma de México, el quiebre emocional es lo más preocupante en estos temas, ya que puede provocar respuestas psicológicas indeseables e incontrolables, que en personalidades con determinadas patologías de base puede causar serios trastornos psíquicos. 

“Hay que diferenciar estos seminarios o cursos ´milagrosos´ de falso coaching como una técnica seria, que es inofensiva y tiende a mejorar”, explicó.

Asimismo advirtió que “el falso coaching trabaja con el dominio, con la humillación pública y toca la identidad privada de las personas, logrando una manipulación absoluta. Estos personajes venden espejitos de colores y la gente termina obedeciendo al mando como soldaditos que salen a reclutar nuevos participantes para los próximos niveles”, reveló.

SUPREMO constató esta situación luego de que en una reunión de aproximadamente 8 personas, todas estas revelaron la manipulación absoluta que Germán Garibay realiza en ellos, sin siquiera ser un coach profesional.

La psiquiatra explicó que en este tipo de cursos, tras el nivel introductorio y cuando ya comenzó el “lavado de cerebro que les hacen” a través de técnicas muy conocidas por los especialistas y que logran una sensación de mejoramiento, el participante desea pasar al segundo nivel, previo pago correspondiente.
Este segundo nivel, algo más caro que el anterior, suele ser más pesado emocionalmente, dijo.

Lo interesante de esto –de acuerdo con Susana González– es que si las mismas personas asisten a un segundo curso y tercero, el coach recauda una fuerte suma de dinero, aunque no todos pueden continuar y son sacados de la sala porque “no quieren cambiar sus vidas”, según palabras de una adolescente que completó los niveles, hasta que llegó a formar parte del “staff” y observó cómo emocionalmente son capaces de destrozar a las personas, mientras Garibay seguía cobrando.

De acuerdo con los testimonios, el último nivel de los cursos está destinado a un grupo selecto de participantes “comprometidos a un gran salto en todos los aspectos de su vida”, según se los anuncia. Se lo presenta como el curso de logros para graduados, un “entrenamiento en donde llevas el 100 por ciento la calidad de tu tiempo, efectividad en resultados, relaciones, salud, comunidad y recreación pero todo es una farsa”, explicaron.

Por su parte, Ramón Terrazas Sotelo, presidente de la Organización Social Barrio San Pedro Colhuacan refirió que el papel que funge la agrupación en esa zona es la de coadyuvar entre gobierno municipal, estatal y ciudadanos para apoyarlos, además de que pide a la ciudadanía hacer caso omiso a este tipo de agrupaciones,

“En Texcoco somos muy confiados de las personas, lo que nos ofrecen lo aceptamos; por lo que solicita al gobierno municipal verifique este tipo de organizaciones que deben ser escaneadas por el simple hecho de que manejan sustancias psicotrópicas que son ilegales y que los hacen alucinar”, dijo.

Hasta el cierre de esta edición Germán Garibay Gallardo y su esposa Roxana Guizar quienes –de acuerdo con los vecinos– están confabulados para asechar a sus víctimas, viven en Texcoco y, por comentarios de los afectados tienen intenciones de irse de viaje, tras haberse aprovechado de la necesidad de la gente; en tanto que Mónica se recupera de la sobredosis a la que fue expuesta.

german

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *