Martes , enero 28 2020
Home / Supremo Mujer / Mujeres tejen colchonetas con bolsas de plástico reciclado para damnificados por sismos

Mujeres tejen colchonetas con bolsas de plástico reciclado para damnificados por sismos

colchonetas

Periódico SUPREMO.- Un grupo de mujeres en Guadalajara tejen tapetes realizados con bolsas de plástico reciclado, para donarlas a los damnificados por los sismos del 7 y 19 de septiembre en México.

Alrededor de  50 tejedoras unen largas madejas de plástico y forman tapetes que permitirán dar calor a quienes perdieron todo tras los terremotos que sacudieron el centro y sur del país.

De acuerdo con Eren González, coordinadora de esta iniciativa, los tapetes, además de ser ecológicos, protegen a las personas del frío, dan un poco de calor y son fáciles de secar en caso de que se mojen con la lluvia, a diferencia de las colchonetas de tela.

El proyecto dio inicio en un grupo de la red social Facebook que se organizó para donar alimentos o medicinas para las víctimas de los sismos, que dejaron mortales y a miles de familia sin techo. Por lo que, además de aportar “un granito de arena”, ayudan a reciclar y cuidar el medio ambiente.

Las tejedoras señalaron que decenas de personas reunieron “montañas de bolsas” de todos tamaños para comenzar con el tejido, pues este material e tiene en casa y no existe la necesidad de invertir.

La mayoría de las mujeres que se ofrecieron como voluntarias para tejer no se conocieron sino hasta el día que comenzaron a producir. Eso no fue impedimento para armar talleres y enseñar a otras personas interesadas a hacer las madejas de plástico o a hilvanarlas de la manera correcta.

Poco a poco se conformaron pequeños grupos de voluntarios en al menos 20 colonias de la capital del occidental estado de Jalisco y fue necesario abrir centros de acopio para que la gente donara las bolsas, ya que para armar un tapete se requieren unas 600 piezas.

Cabe destacar que el trabajo para realizar los tapetes requiere esperar las bolsas llegan a los centros de acopio, éstas deben ser cortadas en trozos que se unen en forma de cadena para hacer madejas.
Las manos ágiles de las tejedoras entrelazan el hilo de plástico ayudadas con grandes ganchos hasta formar bloques de cadenas que luego unirán. Tras unas 20 horas de trabajo continuo conformarán un tapete de cerca de 180 centímetros de largo y de un centímetro y medio de grosor.

El toque final se lo da cada tejedora en la cabecera de la colchoneta. Con hilo convencional o tinta ponen su firma con una frase que refleja la calidez con que hacen su trabajo: “Ánimo, esto pasará”.

Al parecer, el grupo pretende enviar los primeros 50 tapetes a finales de octubre a las comunidades más alejadas del sureño estado de Oaxaca, que han sido afectadas por dos fuertes sismos y miles de réplicas posteriores.
Los demás lotes irán a los afectados de los estados de Chiapas, Puebla y Morelos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *