Viernes , abril 28 2017
Home / Nacional / Tras el arresto del alcalde y el cuerpo de policías en Atzitzintla, Puebla, el miedo se ha apoderado

Tras el arresto del alcalde y el cuerpo de policías en Atzitzintla, Puebla, el miedo se ha apoderado

52218349

Periódico SUPREMO. – Atzitzintla, un municipio campesino en Puebla, fue escenario de una jornada sangrienta, que quedó marcado por la violencia, después de la muerte de tres policías ministeriales y un ayuntamiento detenido por la Fiscalía General del estado (FGE).

Tras este hecho, el ambiente en dicha comunidad se percibe el miedo y la hostilidad.

Como resultado del mega operativo policiaco “La Encrucijada”, emprendido por el gobierno del estado el 9 de marzo, en el municipio enclavado en el Valle de Serdán, los tres mil habitantes de la población se quedaron desprotegidos, ya no hay policías municipales y los pobladores son custodiados y cuidados por una patrulla de la Policía Estatal con apenas seis elementos.

Las calles lucen completamente vacías, los negocios están cerrados, hay tres tiendas abiertas en todo el municipio. Son pobres, no hay lujos ni casas llamativas. La gente tiene miedo de salir de sus casas, no llevan a los niños a la escuela y el mayor movimiento que hay es de los policías estatales que patrullan por toda la comunidad, además de algunos trabajadores que pavimentan y reparan calles.

Además, la gente está molesta pues ahora tienen el estigma de ser huachicoleros ladrones de combustible luego de que en un noticiario de Televisa mencionaron que en cada casa hay una toma clandestina de hidrocarburos. Señalando hacia el Parque Eólico de Esperanza, los vecinos de Atzitzintla que se encuentran haciendo trámites en el Palacio Municipal precisan:

Aquí no hay ductos, los ductos pasan por Esperanza. Aquí somos un pueblo campesino, nos dedicamos a sembrar maíz, fríjol, verduras. Somos un pueblo de trabajo y honesto”, explica una de las señoras que viven en dicho municipio. Incluso, invitó a este medio de comunicación a su casa para verificar que no tiene combustible robado ni tomas clandestinas.

No es lo mismo que desde Puebla o desde México inventen cosas, publiquen notas a que vengan a platicar con la gente y se den cuenta de las cosas. Somos un pueblo honesto, tranquilo, no agredimos a nadie ni nos dedicamos a cosas malas”, manifiesta la señora al mismo tiempo en que abre las llaves del agua para demostrar que no hay combustible en su hogar.

Fuente: Sin embargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *